El papel de las FFAA en el crimen de Berta Cáceres

David Castillo utilizó sus conocimientos de inteligencia militar para monitorear, acosar e intimidar a Berta Cáceres.

Castillo coordinó junto a los ya condenados Douglas Bustillo y Mariano Díaz el operativo de asesinato de Berta Cáceres; los 3 son miembros de las fuerzas armadas de Honduras entrenados en los EEUU y utilizaron sus conocimientos de manera criminal.

Las autoridades niegan investigar estructuras dentro del ejercito involucrados en este tipo de crímenes. Mariano Díaz era Mayor activo y en curso de ascenso e instructor de la Policía Militar cuando fue capturado. ¿Porqué no se ha investigado la vinculación de otros altos mandos de las fuerzas Armadas en el crimen?

Introducción sección El Crimen contra Berta Cáceres

Berta Cáceres fue asesinada para neutralizar la resistencia al proyecto hidroeléctrico Agua Zarca, impuesto ilegalmente sobre el sagrado río Gualcarque, y la lucha del COPINH por la reivindicación de sus derechos como pueblo indígena Lenca. Inversiones Las Jacarandas S.A, propiedad de la familia Atala Zablah, fue una de las inversionistas mayoritarias para que la empresa DESA se constituyera y conformara una estructura criminal que utilizó sus influencias económicas y políticas para desarrollar ataques sistemáticos en contra de Berta Cáceres y el COPINH, lo que culminó con su asesinato y el de otros integrantes que fueron parte de la lucha en defensa de su territorio.

Formalización de acusaciones contra David Castillo

Acusación en representación de Salvador Zúniga

Formalizacion_de_acusacion_en_contra_de_Roberto_David_Castillo_por

Acusación en representación de Bertha Zúniga, Laura Zúniga, Olivia Zúniga y Maria Austra Flores

Formalizacion_de_Acusacion_contra_David_Castillo_en_representacion

Estructura Sicarial


DOUGLAS GEOVANY BUSTILLO


(CAPTURADO EN TEGUCIGALPA, EL 2 DE MAYO DEL 2016).

Fue jefe de seguridad del Presidente del Congreso (2003-2005), Teniente del Quinto Batallón (2004-2006), Jefe de seguridad de DESA hasta junio de 2015.  Era el encargado de coordinar directamente con David Castillo, con las fuerzas de seguridad estatales y grupos paramilitares para realizar vigilancia, seguimiento, infiltración, ataques y detenciones a miembros del COPINH. Dirigió el ataque frustrado de intento de asesinato contra Berta Cáceres el 5 y 6 de febrero de 2016. De igual manera planeó, supervisó y dirigió en tiempo real el operativo del 2 de marzo del 2016 en el cual asesinaron a Berta Cáceres y atentaron contra la vida de Gustavo Castro. 

MARIANO DÍAZ CHÁVEZ


(CAPTURADO EN TEGUCIGALPA, EL 2 DE MAYO DEL 2016).

El Mayor Mariano Díaz Chávez fue el oficial de inteligencia de las fuerzas especiales hondureñas involucrado en la puesta en marcha del plan para asesinar a Berta Cáceres. En los momentos del asesinato estaba bajo una investigación criminal por secuestro y tráfico de drogas. En diciembre de 2007, él y otros cuatro entrenadores en el curso de entrenamiento élite TESON del ejército hondureño sacaron armas de la armería oficial, incluidas armas antitanque ligeras. Estas armas fueron encontradas en dos campamentos de los Zetas en México y con narcotraficantes en las Islas San Andrés en Colombia. Las armas fueron rastreadas como parte de un lote de armas que había sido proveído al ejército hondureño por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos las cuales terminaron en las manos del Mayor Díaz y sus colegas. Después de una investigación de la Agencia de Inteligencia de Defensa de Información Clasificada, un teniente que nunca estuvo directamente a cargo de las armas fue condenado por el robo. La condena fue revocada más adelante en la apelación. El Mayor Díaz conoció a Douglas Bustillo a lo largo de sus carreras en el ejército, asistieron juntos al entrenamiento básico en 1992. El Mayor Díaz fue jefe de personal en el infame 15° Batallón en la región del Bajo Aguán en 2012 mientras se realizaban una serie de capacitaciones allí por el Comando Sur de Operaciones Especiales de los Estados Unidos. Poco después, el ejército hondureño se embarcó en la creación de ocho nuevos batallones, formando una nueva fuerza militar con funciones de policía civil, la Policía Militar para el Orden Público – PMOP. Con la poca información que se ha puesto a disposición de la prensa sobre los comandantes e instructores de la PMOP, parece que la mayoría participó en el entrenamiento SOCSOUTH del 15° batallón. En el momento de la captura del Mayor Díaz por el asesinato de Berta, era instructor de la PMOP, y también asistía a un curso que es requisito previo para el ascenso al rango de coronel. 

SERGIO RAMÓN RODRÍGUEZ ORELLANA.


(CAPTURADO 2 DE MAYO DE 2016)

Es el gerente del área social, ambiental y de comunicaciones de DESA, encargado de la infiltración y des-estructuración comunitaria en Río Blanco. Sergio Rodríguez trabajó estrechamente con demás imputados y empleados de DESA para desarrollar actividades monitoreo de las actividades de Berta Cáceres y demás líderes de COPINH, mediante el pago de personas de las comunidades para infiltrar las actividades organizadas del COPINH con el fin de realizar acciones en su contra.  Sergio Rodríguez participó de la empresa de consultoría de ingeniería ambiental y fue autor de evaluaciones de impacto social y ambiental para el Banco Interamericano de Desarrollo y el Banco Mundial. En su accionar como empleado de DESA brindaba la información y cooperación necesaria para la vigilancia de Berta Cáceres.  Es además gerente General de la Empresa ECOLOGÍA Y SERVICIOS S.A. – ECOSERVISA. 

HENRRY JAVIER HERNÁNDEZ 


(CAPTURADO 12 DE ENERO DE 2017 EN TAMAULIPAS MÉXICO)

Hernández fue recluta del 15° Batallón, bajo el mando del Mayor Mariano Díaz, en ese entonces, capitán. Cuando el Mayor Díaz fue transferido a Tegucigalpa para dirigir la unidad de inteligencia de las Fuerzas Especiales en 2013, Henrry Hernández fue a trabajar para las fuerzas de seguridad privadas de la corporación de aceite de palma DINANT. En ese entonces, las fuerzas de seguridad de DINANT fueron ampliamente acusadas de participar en una campaña de asesinatos selectivos de líderes cooperativistas que afirmaban que DINANT había utilizado el fraude, la corrupción y la violencia para apoderarse de sus tierras. También hubo informes generalizados de que las fuerzas de seguridad privadas de DINANT estaban estrechamente conectadas con los militares en el 15° Batallón, y que los soldados y los agentes de seguridad privados se entrenaban juntos, incluso poniéndose los uniformes uno del otro para diferentes operaciones. Al salir de la empresa DINANT Hernández pasó a trabajar en la empresa de seguridad privada PCI encargada de la seguridad de Walmart en La Ceiba, donde trabajar bajo el mando de Douglas Bustillo. Junto a este último realizó varios operativos para la planificación del ataque del 2 de marzo de 2016, los cuales incluyeron el reconocimiento de la casa de Berta Cáceres. Además, seleccionó y dirigió el grupo de sicarios que participaron del asesinato. 

ELVIN HERIBERTO RÁPALO ORELLANA


ALIAS ‘CHELITO’, ‘COMANCHE’ (CAPTURADO EN ZACAPA, SANTA BÁRBARA, EL 8 DE SEPTIEMBRE DE 2016). 

Laboraba en la construcción y es el supuesto coautor del asesinato además fue el que disparo contra el mexicano Gustavo Castro. Según testigos ha confesado haber cometido varios asesinatos en el área de San Pedro Zacapa y La Ceiba.  La data telefónica sugiere que estuvo presente en La Esperanza, Intibucá el día del asesinato junto a con Henrry Hernández, Edilson Duarte, y Óscar Torres.  

EDILSON ATILIO DUARTE MEZA


ALIAS ‘CHAPARRO’ (ARRESTADO EN LA CEIBA, EL 2 DE MAYO DEL 2016).

Su data telefónica del 2 de marzo confirma que se reunió con Elvin Rápalo, Óscar Torres y Henrry Hernández para trasladarse de la ciudad de La Ceiba hacia la ciudad de La Esperanza, su teléfono celular se ubicó en la zona de la casa de Berta Cáceres en la hora del asesinato y luego regresó rumbo al norte del país. Es uno de los principales sicarios y autores materiales que dieron muerte a Berta el 2 de marzo del 2016. 

ÓSCAR AROLDO TORRES VELÁSQUEZ


ALIAS ‘COCA’ (CAPTURADO EN LA CEIBA EL 8 DE FEBRERO DEL 2017). 

La data telefónica sugiere que estuvo en La Esperanza/Intibucá junto a Henrry Hernández, Edilson Duarte, y Elvin Rápalo el día del asesinato. Declaraciones de otros imputados confirman su participación. 

Berta Cáceres murder: seven convicted men sentenced to up to 50 years

Sentencing in environmental activist’s death comes more than a year after guilty verdict

Nina LakhaniMon 2 Dec 2019 23.25 GMT

The seven men found guilty of killing the Honduran indigenous environmentalist Berta Cáceres have been sentenced to 30 to 50 years.

Cáceres, a winner of the Goldman prize for environmental defenders, was shot dead late at night on 2 March 2016 – two days before her 45th birthday – after a long battle to stop construction of an internationally financed hydroelectric dam on the Gualcarque River.

In November 2018, the court ruled the murder was ordered by executives of the Agua Zarca dam company, Desa, because of delays and financial losses linked to protests led by Cáceres.Berta Cáceres case: a warning for those who would kill activistsRead more

On Monday, more than a year after the guilty verdict, the four paid hitmen – Elvin Rapalo, Edilson Duarte Meza, Óscar Torres, and Henry Javier Hernández – were each given 34 years for the murder. They were also sentenced to 16 years and four months for the attempted murder of Gustavo Castro, a Mexican environmentalist who was shot in the same attack but survived by playing dead.

Sergio Ramón Rodríguez, the communities and environment manager for Desa, and Douglas Geovanny Bustillo, a former Desa security chief and ex-US trained army lieutenant, were given 30 years and six months for their participation in the murder.

Mariano Díaz Chávez, a US-trained special forces major who served with Bustillo, was found guilty by omission and given 30 years. In last year’s five-week trial, wiretap conversations suggested that Díaz participated in reconnaissance missions with Bustillo, and in February 2015 provided logistical support and a gun for a plot to kill Cáceres. That attempt was aborted at the last minute because she was at home with her daughters.

At the time, Díaz – an army major on active service and in line for promotion to lieutenant colonel – was under investigation for drug trafficking and kidnapping.

Monday’s sentences were welcomed by Cáceres’s family and supporters as an important step, but outside court they reiterated demands that justice be delivered against the masterminds and financiers of the plot.

“From the outset, the path to justice has been painful, as our rights as victims have not been respected. These sentences are a start in breaking the impunity, but we’re going to make every effort to ensure that all those responsible – the company executives and state officials identified in the trial – are prosecuted,” said Bertita Zúñiga, Cáceres’ second-eldest daughter.

In an October 2018 photo, men accused in the murder of Berta Cáceres sit in the courtroom in Tegucigalpa, Honduras.
In an October 2018 photo, men accused in the murder of Berta Cáceres sit in the courtroom in Tegucigalpa, Honduras. Photograph: Fernando Antonio/AP

Cáceres, the coordinator of the Civic Council of Popular and Indigenous Organizations of Honduras (Copinh), was best known for defending indigenous territory and natural resources, but she was also a respected political analyst, women’s rights defender and anti-capitalist campaigner.

David Roberto Castillo, a US-trained former military intelligence officer and Desa’s president, has been indicted as an “intellectual author” of her murder. Castillo was arrested on the second anniversary of the murder and is alleged to have coordinated with, and provided funds to, the killers.

This year, Cáceres’ children applied to a US federal court to subpoena bank records linked to a $1.4m luxury house in Texas purchased by Castillo eight months after the killing, arguing the documents could help identify yet unknown individuals involved in the crime.

Castillo has also been indicted on multiple corruption charges linked to the Agua Zarca dam concession, which was awarded without proper consultation or environmental assessment. He denies any wrongdoing and insists that he and Cáceres were friends. Construction of the 21-megawatt dam stopped after the murder, but the licence has not been revoked.

The Agua Zarca dam was among scores of environmentally destructive mega-projects sanctioned after the 2009 coup, which ushered in a pro-business government that unleashed a wave of repression against communities who opposed the plans.

Cáceres’s murder triggered widespread condemnation but failed to stop the bloodshed: at least 24 environmental and land defenders have been murdered since March 2015, and Honduras remains one of the most dangerous countries in the world outside an official warzone. Meanwhile, the National party remains in power despite mounting allegations of election fraud, illegal campaign financing and links to drug trafficking.

Detienen a 4 sospechosos de la muerte de la activista ambiental Berta Cáceres en Honduras

  • Redacción
  • BBC Mundo

2 mayo 2016

Berta Cáceres
Pie de foto,Cáceres fue atacada el 3 de marzo en su casa en la ciudad de La Esperanza un día antes de cumplir 45 años.

A dos meses del asesinato de la prominente activista ambiental Berta Cáceres, las autoridades de Honduras anunciaron este lunes la detención de cuatro supuestos implicados en su muerte.

El asesinato de Cáceres, premiada un año atrás con el máximo reconocimiento mundial para activistas de medio ambiente, generó repudio en su país y en el extranjero.

Cáceres fue atacada por dos hombres armados el 3 de marzo en su casa en la ciudad de La Esperanza un día antes de cumplir 45 años.

Los sospechosos fueron detenidos tras allanamientos simultáneos que se realizaron en la capital Tegucigalpa y en las ciudades de La Ceiba, Trujillo y Colón.

Fueron identificados como Douglas Geovanny Bustillo, Mariano Díaz Chávez, Edilson Duarte Meza y Sergio Rodríguez Orellana, informó el Ministerio Público hondureño.

“En las operaciones se ha capturado a cuatro de los presuntos asesinos de Berta Cáceres en allanamientos en varias ciudades del país”, aseguró el portavoz del Ministerio Público, Jury Mora.

Fueron detenidos bajo cargos de asesinato contra Cáceres y tentativa de asesinato contra su colega mexicano Gustavo Castro, herido en el ataque y único testigo del crimen.

El vocero de las Fuerzas Armadas, Lenín González, señaló que dos de los presuntos responsables son militares, uno activo y el otro retirado.

Activista premiada

Cáceres, líder de la etnia lenca, contaba con medidas cautelares de protección establecidas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) luego de que denunciara haber recibido amenazas de muerte.

Funeral de Berta Cáceres
Pie de foto,Miles de personas acudieron al funeral de Cáceres.

Su campaña contra un polémico proyecto hidroeléctrico con financiación internacional le valió el año pasado el premio Medioambiental Goldman.

La activista, coordinadora general del Comité Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh), organizó al pueblo lenca, la mayor etnia indígena de Honduras, en su lucha contra la represa de Agua Zarca.

La construcción estaba prevista en el noroeste del país en el Río Gualcarque, sagrado para las comunidades indígenas y vital para su supervivencia.

Pedido de la ONU

Semanas atrás el Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la situación de las y los defensores de derechos humanos, Michel Forst, le pidió al gobierno de Honduras que ordene una investigación independiente del asesinato de Cáceres.

Familiares de la activista y organizaciones civiles hicieron la misma demanda y enviaron una carta abierta a la Organización de Estados Americanos (OEA) en la que denunciaron señales de corrupción en la pesquisa.

Berta Cáceres
Pie de foto,Al menos 109 activistas del ambiente y la tierra hondureños fueron asesinados entre 2010 y 2015.

Dos semanas después del asesinato de Cáceres otro miembro del Copinh, Nelson García, murió asesinado.

Al menos 109 activistas del ambiente y la tierra hondureños fueron asesinados entre 2010 y 2015, según la ONG con sede en Londres y Washington Global Witness, que investiga abusos contra los derechos humanos.

Según esta organización, Honduras es “el país más mortal del mundo” para los defensores de la naturaleza si se consideran las cifras de muertos sobre el total de la población.

Es especialmente peligroso para los indígenas. De los ocho casos de activistas asesinados en 2015, seis eran indígenas.

https://www.bbc.com/mundo/noticias/2016/05/160502_honduras_detienen_sospechosos_asesinato_berta_caceres_bm

Los asesinos de Berta Cáceres confiesan que cobraron 22.000 dólares por el crimen

La Justicia de Honduras encarcela a cuatro sospechosos del asesinato entre los que hay un mayor del Ejército hondureño y un ejecutivo de la empresa a la que se enfrentó la activista.

09/05/2016 18:59

EFE

TEGUCIGALPA.- Los presuntos autores del asesinato de la dirigente indígena y ecologista hondureña Berta Cáceres recibieron como pago 500.000 lempiras (cerca de 22.000 dólares), según la confesión de uno de ellos registrada en un informe difundido este lunes por la prensa local.

El informe difundido por el diario El Heraldo señala que una fuente anónima reveló que uno de los militares detenidos como sospechoso “confesó haber participado en el crimen” y que recibió cerca de 22.000 dólares por planificar el asesinato.

El sospechoso, cuya identidad no se revela, explicó la forma en la que se distribuyó el dinero y, según la publicación, cada sicario que participó recibió una paga de 50.000 lempiras (2.200 dólares).

Cáceres fue asesinada el pasado 3 de marzo en la ciudad occidental de La Esperanza, donde residía.

La Justicia de Honduras impuso el domingo prisión preventiva y auto de formal procesamiento a los cuatro presuntos implicados detenidos hasta ahora por el asesinato de la dirigente indígena.

Los acusados son Douglas Bustillo; Mariano Díaz Chávez, un mayor del Ejército hondureño; Edilson Duarte, capitán retirado; y Sergio Rodríguez, directivo de la empresa Agua Zarca, que promueve un proyecto hidroeléctrico en el occidente de Honduras, al que se oponía Cáceres.

Los cuatro sospechosos fueron detenidos el pasado lunes en registros simultáneos ejecutados en Tegucigalpa y la ciudad de La Ceiba, en el Caribe hondureño, en el marco de la “Operación Jaguar”.

Un quinto implicado en el crimen, identificado como Emerson Duarte, hermano gemelo de Edilson Duarte, fue detenido el mismo lunes pero se le había dejado en libertad en La Ceiba.

Sin embargo, el viernes el Ministerio Público hizo un requerimiento fiscal de Duarte, quien, según investigaciones, tenía en su poder el arma con la que Cáceres fue asesinada, por lo que ese mismo día fue trasladado a Tegucigalpa para comparecer ante un juez esta semana.

El informe del mismo rotativo hondureño señala que existe un vídeo sobre el asesinato de Cáceres, que además era coordinadora general del Comité Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH).

El vídeo fue obtenido por la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC) para su análisis y muestra “a cuatro individuos ingresando a la casa de la fallecida (Berta Cáceres) en la madrugada del día de su muerte”, añade la publicación.

No obstante, el vídeo “no aportaba imágenes claras”, por lo que agentes de la Oficina Federal de Investigación (FBI) de EEUU, que colaboran en el caso, “procesaron el material para limpiarlo y así visualizarlo”.

Cáceres denunció en varias ocasiones que era amenazada de muerte, lo mismo que varios miembros de su familia, por su oposición a la construcción de hidroeléctricas en territorios indígenas.

https://www.publico.es/sociedad/asesinos-berta-caceres-cobraron-22.html

Siete condenados a entre 30 y 50 años de cárcel por crimen de Berta Cáceres

REDACCIÓN03/12/2019

Tegucigalpa, 2 dic (EFE).- Un tribunal de Honduras condenó este lunes a entre 30 y 50 años de cárcel a siete de los ocho acusados por el asesinato de la ambientalista Berta Cáceres y el intento de asesinato del mexicano Gustavo Castro en 2016 en Intibucá, oeste del país centroamericano.

El octavo denunciado, Roberto David Castillo, quien hasta ahora ha sido acusado como el único autor intelectual del asesinato, sigue detenido a la espera de la sentencia.

La Sala I del Tribunal de Sentencia con Jurisdicción Nacional condenó a Edilson Duarte, Henry Javier Hernández, Elvin Rápalo y Óscar Torres a 34 años por el asesinato de Cáceres y a 16 por intento de asesinato del mexicano Castro, que era huésped de la ecologista el día del crimen y fue el único testigo del hecho sangriento.

Los otros tres condenados, a 30 años de cárcel, como coautores del crimen son Douglas Bustillo, Sergio Rodríguez y Mariano Díaz Chávez.

Cáceres, quien además era coordinadora general del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh), se oponía a un proyecto hidroeléctrico en el oeste del país a cargo de la empresa Desarrollos Energéticos Sociedad Anónima (Desa), presunta implicada en el crimen.

Ejecutivos de la Desa han rechazado siempre las acusaciones contra personal de la empresa por el asesinato de Berta Cáceres, quien dormía en su casa cuando fue atacada.

El 30 de noviembre de 2018 la justicia ya había declarado culpables de asesinato y tentativa de asesinato a siete de los ocho acusados.

A la audiencia de entonces asistieron familiares de Cáceres encabezados por su madre, Austra Bertha Flores, abogados de la familia y miembros del Copinh.

“No puedo decir que siento satisfacción, pero por lo menos se hizo justicia”, dijo la madre de la ambientalista. Muy conmovida, subrayó que “estos bandidos van a la cárcel a pudrirse en la cárcel” pero “a mi hija no la vuelvo a tener, no la vuelvo a besar, ni contemplar”.

El ambientalista mexicano Gustavo Castro resultó herido de bala en una oreja y estuvo retenido en Honduras durante varias semanas después del crimen.

La familia de Berta Cáceres ha reiterado que la empresa Desa, empresarios ligados al sector eléctrico, funcionarios del Gobierno y militares, entre otros, son parte de los “autores intelectuales” del crimen de la ecologista.

El abogado de Desa, Robert Amsterdam, en un comunicado, rechazó en noviembre del año pasado que Sergio Ramón Rodríguez, uno de los siete condenados hoy, haya tenido que ver con la muerte de Berta Cáceres.

Según Amsterdam, “no hay duda de que este juicio fue objeto de una abrumadora campaña de presión internacional basada en afirmaciones falsas y ahora han obtenido el resultado deseado: una farsa con motivaciones políticas para encarcelar a un hombre inocente a pesar de la falta de pruebas”.

La familia y defensa de Berta Cáceres sigue exigiendo castigo y que se capture a los autores intelectuales del crimen, en el que aseguran que no solo se trata de David Castillo. EFE

https://www.lavanguardia.com/vida/20191203/472034349067/siete-condenados-a-entre-30-y-50-anos-de-carcel-por-crimen-de-berta-caceres.html

Condenan a siete implicados en el asesinato de Berta Cáceres: pagarán entre 30 y 50 años de cárcel

Por Elvin Sandoval 2 Diciembre, 2019

berta caceres condena asesinato
(Crédito: ORLANDO SIERRA/AFP via Getty Images)

(CNN Español) – Un Tribunal de Sentencia de la Corte Suprema de Justicia de Honduras dictó este lunes una pena de entre 30 y 50 años de cárcel a siete de los nueve implicados en el asesinato de la ambientalista Berta Cáceres, según informó la portavoz del poder judicial Lucía Villars.

En la resolución, el tribunal establece que cuatro de los sentenciados deberán de permanecer en la cárcel 50 años, ya que fueron declarados culpables por los delitos de asesinato en perjuicio de la ambientalista Berta Cáceres y asesinato en grado de tentativa en contra de un testigo protegido que acompañaba a Cáceres el día del crimen.

A dos procesados se les condenó a 30 años de cárcel, uno por encontrarlo culpable  como coautor del delito de asesinato consumado y al otro por el delito de autor por omisión en un caso de asesinato.

Además, otro procesado estará  30 años en prisión por el delito de asesinato en su grado de tentativa.

Berta Cáceres fue asesinada el 2 de marzo de 2016 de varios impactos de bala en el interior de su vivienda, ubicada en la ciudad de La Esperanza, Intibucá, al occidente de Tegucigalpa.

Por este caso fueron procesados nueve personas, entre ellos tres exmilitares, quienes se declararon inocentes. En el transcurso del juicio uno de los imputados fue dejado en libertad por falta de pruebas.

Como uno de los actores intelectuales del asesinato de la ambientalista, según la sentencia, se menciona a Sergio Rodríguez, gerente ambiental de la empresa Desarrollos Energéticos (DESA), una compañía a la que Cáceres se opuso por intentar instalar una hidroeléctrica en el río Gualcarque en su comunidad lenca.

El apoderado legal de Rodríguez, Jair López, dijo que apelará la sentencia de su defendido, porque asegura que su cliente es inocente y reiteró el alegato en todo el proceso del juicio de que el ejecutivo de DESA no tuvo ninguna relación que lo implique.

El noveno imputado en  este caso es David Castillo Mejía, presidente de DESA,  al que la Fiscalía del Estado acusó de autor intelectual del asesinato de la ambientalista que también se ha declarado inocente.

Por haber sido capturado el 2 de marzo de 2018, su proceso está pendiente de llegar a  juicio oral y público, según dijeron las autoridades del poder judicial. La empresa Desarrollos Energéticos mediante comunicados ha argumentado la inocencia de sus ejecutivos detenidos y se ha desligado del asesinato de Cáceres.

https://cnnespanol.cnn.com/2019/12/02/alerta-honduras-entre-30-y-50-anos-de-carcel-para-siete-implicados-en-asesinato-de-ambientalista-berta-caceres/

Juicio por el asesinato de Berta Cáceres: “Habrá culpables, pero no justicia”

  • Arturo Wallace
  • BBC News Mundo

31 octubre 2018

Más de dos años y medio después del asesinato de la activista medioambiental hondureña Berta Cáceres, los presuntos autores materiales del crimen están por fin sentados en el banquillo de los acusados.

Pero los familiares de la líder indígena lenca han denunciado el proceso judicial como “una farsa” que tiene como objetivo garantizar la impunidad de los verdaderos responsables de su muerte.

Tres disparos de un sicario acabaron con la vida de Cáceres en la madrugada del 3 de marzo de 2016, un año después de que sus esfuerzos por evitar a la construcción de una represa en el noroeste del país la hiciera merecedora del prestigioso Premio Goldman, “el Nobel del medio ambiente”.

Y, después de numerosos aplazamientos, el juicio oral en contra de los primeros ocho imputados por el caso finalmente empezó el pasado 20 de octubre, con la fiscalía iniciando la fase de “evacuación de los medios de prueba” esta semana.

Juicio Berta Cáceres
Después de numerosos aplazamientos, el juicio empezó el pasado 20 de octubre.

Un vocero del Ministerio Público hondureño le dijo a BBC Mundo que la institución cuenta con la evidencia suficiente para demostrar la culpabilidad de los acusados, entre los que además del gatillero también figuran dos exmilitares y dos exempleados de DESA, la empresa detrás del proyecto hidroeléctrico al que se oponía Cáceres.

Pero aunque los familiares de la cofundadora del COPINH -el Consejo Cívico de Organización Populares e Indígenas de Honduras- también parecen convencidos de que el juicio terminará rápidamente y con un veredicto de culpabilidad para los indiciados, también advierten que eso no es garantía de justicia.

Protesta exigiendo justicia para Berta Cáceres
Los representantes legales de la familia de Berta Cáceres fueron apartados del proceso por orden del Tribunal de Sentencia.

“Sin duda va a haber condenas, porque es de interés del Estado”, le dijo a BBC Mundo Berta Zúñiga, una de las hijas de la mujer que se convirtió en el símbolo de los peligros a los que están expuestos los activistas ambientales y de derechos humanos en el país centroamericano.

“Pero van a ser condenas frágiles y el resultado de un proceso superficial que no va a arrojar luces sobre lo que verdaderamente pasó”, agregó, desde Tegucigalpa.

Proceso cuestionado

Para Zúñiga el mayor riesgo no es sólo que las eventuales condenas puedan ser fácilmente revertidas en otras instancias, sino que la actuación judicial también puede comprometer la futura imputación de los verdaderos autores intelectuales del asesinato.

Y la reciente y polémica decisión judicial de retirar del proceso a los representantes legales de las víctimas -los familiares de Cáceres y el activista medioambiental mexicano Gustavo Castro, herido de bala durante el ataque- no ha hecho sino acentuar las sospechas de que a las autoridades no les interesa ir hasta el fondo del caso.

La disposición fue tomada por el propio Tribunal de Sentencia luego de que la acusación privada no se presentara al inicio del juicio oral, aduciendo que un recurso de amparo mantenía vigente su recusación de los magistrados que integran el mismo por “abuso de autoridad, encubrimiento, denegación y retardo de justicia y violaciones de los deberes de los funcionarios”.

Y ese es sólo el último ejemplo de los numerosos choques entre las víctimas y las diferentes instancias del sistema de justicia de Honduras, un país con elevados niveles de impunidad rutinariamente denunciados por las organizaciones internacionales de defensa de derechos humanos.

raya

Los imputados

Acusados por el asesinato de Berta Cáceres
El juicio se centra exclusivamente en los autores materiales del asesinato de Cáceres.
  • La fiscalía imputó en calidad de autores materiales del crimen a los hermanos Edilson y Emerson Duarte, a Óscar Arnaldo Tareas y a Elvin Heriberto Rápalo, el supuesto autor de los disparos.
  • Como coautores del asesinato están imputados Sergio Ramón Rodríguez (gerente de DESA), Douglas Geovanny Bustillo (ex jefe de seguridad de DESA), Mariano Díaz (oficial del Ejército) y Henry Javier Hernández.
raya

Los encontronazos empezaron desde que el mismo Tribunal de Sentencia no quiso admitir al COPINH -la organización liderada por Cáceres- como una de las víctimas de su asesinato, y se volvieron a manifestar cuando también negó la autorización para la transmisión en vivo del juicio.

Pero los choques más fuertes se han producido con el Ministerio Público, a quienes las víctimas han llegado a acusar, incluso criminalmente, de falta de diligencia y de tratar de obstaculizar a la justicia al rehusarse a compartir información a pesar de las órdenes expresas del tribunal (entre otras cosas).

“Falta de transparencia”

Mucha de esa información es evidencia potencial contenida en equipos incautados a los imputados que, a pesar del tiempo transcurrido, no han sido analizados por el Ministerio Público porque o bien “no estaban siendo usados en el momento del crimen” o “por falta de la tecnología necesaria”, explicó un vocero de la institución.

“Y no todo se puede compartir, porque el artículo 5 de la ley del Ministerio Público prohíbe que se comparta información de un caso que todavía está siendo investigado, para no comprometer la integridad de la investigación”, argumento el funcionario, Yuri Mora.

Protesta exigiendo justicia para Berta Cáceres
Cáceres era cofundadora del Consejo Cívico de Organización Populares e Indígenas de Honduras, COPINH, para muchos el objetivo último del ataque que le costó la vida.

Las críticas a la falta de cooperación del Ministerio Público, sin embargo, son una de las raras coincidencias entre los abogados de las víctimas y los representantes legales de DESA.

Aunque para Robert Amsterdam, el abogado estadounidense contratado por la empresa hondureña, eso ha afectado más a la defensa.

“Las injusticias que han cometido con la defensa empequeñecen todo lo que ha estado pasando con las víctimas”, le dijo a BBC Mundo el penalista estadounidense.

Y, al igual que estas, Amsterdam dice estar convencido de que el proceso judicial se ha visto condicionado por presiones políticas y que terminará con veredictos de culpabilidad, pero en su opinión injustas (al menos en lo que respecta a los exempleados de DESA).

“A Estados Unidos y las ONGs no les interesa la justicia, ellos simplemente quieren una cabeza”, aseguró el abogado de la empresa, quien insiste en que no hay evidencias de que la muerte de Cáceres tuviera algo que ver con su oposición a la represa de Agua Zarca.

Niños lencas en la ribera del río Gualcarque
El proyecto hidroeléctrico de Agua Zarca pretendía represar el río Gualcarque a unos 200 kilómetros al oeste de Tegucigalpa amenazando las fuentes de agua de los lencas.

“Aquí ha habido una renuncia total por parte de la comunidad de defensores internacional de Derechos Humanos a realmente buscar la verdad”, se quejó Amsterdam, quien asegura que hay muchas otras explicaciones posibles para la muerte de Cáceres.

Y Marcia Aguiluz, la directora para Centroamérica y México del Centro para la Justicia y el Derecho Internacional, CEJIL, una de las numerosas organizaciones internacionales que ha estado siguiendo de cerca el caso- coincide en que el mayor riesgo es que efectivamente nunca se llegue a la verdad, pero para proteger a los inversionistas y accionistas de DESA.

“Habrá culpables, pero no habrá justicia ni verdad”, dijo del proceso que inició el pasado 20 de octubre.

“Vamos a saber quiénes apretaron el gatillo y quiénes los encubrieron, pero no quiénes pagaron (para matar a Berta Cáceres)”, le dijo a BBC Mundo.

Enfoque limitado

Víctor Fernández, el abogado de las hijas de Cáceres, coincide.

Y cree que es precisamente para garantizar eso que el Ministerio Público ha insistido en centrar la acusación únicamente en el día del asesinato de la líder indígena, rehusándose a considerar el contexto más amplio.

Tumba de Berta Cáceres
Berta Cáceres se ha convertido en un símbolo de lucha en Honduras.

“Reducirlo todo al día del hecho es reducir la verdad y atentar contra el derecho a la justicia, porque la conspiración va más allá del 2 de marzo, hay que considerar todo lo anterior, las amenazas”, argumenta Fernández.

“Es un enfoque que pone en riesgo la imputación de algunos de los verdaderos autores intelectuales, aumentando el riesgo de impunidad de algunos actores”, le dijo a BBC Mundo.

Pero la fiscalía, sin embargo, insiste en que la investigación todavía no ha concluido y asegura que “si hay nuevas personas de interés, el Ministerio Público emitirá los respectivos requerimientos fiscales”.

“Hay dos policías guardando prisión, porque son los que estaban realizando la investigación y el Ministerio Público comprobó que estaban falseando unos audios”, destacó el vocero de la institución, Yuri Mora.

Y el portavoz también recordó el arresto, en marzo pasado, del presidente ejecutivo de DESA, Roberto David Castillo, quien eventualmente deberá enfrentar un juicio aparte como supuesto autor intelectual del asesinato de Cáceres.

Protesta exigiendo justicia para Berta Cáceres
Honduras es el país más letal del mundo para los defensores del medioambiente.

Esto, sin embargo, no convence ni las víctimas ni a organizaciones como el CEJIL, que representó a Cáceres cuando esta consiguió que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ordenara medidas cautelares en favor de la activista medioambiental antes de su asesinato.

“Nosotros no nos sentimos representados por un Ministerio Público que nunca ha velado por nuestros intereses, al que hemos denunciado dos veces y ni siquiera nos dirige la palabra”, le dijo Berta Zúñiga a BBC Mundo.

“Tampoco hay voluntad política de garantizar una justicia integral, lo que se ha expresado en una coordinación de todas las instancias del sistema judicial para apartarnos del proceso”, denunció la hija de Berta Cáceres.

Y para Marcia Aguiluz, del CEJIL, un encubrimiento de los máximos responsables puede tener consecuencias que van más allá de este caso puntual, en un país conocido como uno de los más letales para los activistas medioambientales.

Los sicarios son reemplazables“, le dijo a BBC Mundo. “Pero si los autores intelectuales no asumen su responsabilidad, este tipo de situaciones se va a seguir repitiendo”.

https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-46046105